SUELOS CONTAMINADOS

El 7 de febrero de 2005 entró en vigor el RD 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.

Entre otros aspectos el RD 9/2005 determina en el artículo 3 cuales son las Actividades Potencialmente Contaminantes del suelo (APC’s) y los informes que estas han de tramitar a la administración competente (Agència de Residus de Catalunya ARC).

¿Qué es un suelo contaminado?

Suelo contaminado: aquel cuyas características han sido alteradas negativamente por la presencia de componentes químicos de carácter peligroso de origen humano, en concentración tal que comporte un riesgo inaceptable para la salud humana o el medio ambiente, y así se haya declarado mediante resolución expresa.

Actividades Potencialmente Contaminantes del Suelo (APC's)

El RD 9/2005 define las Actividades Potencialmente Contaminantes del Suelo (APC) como aquellas actividades industriales o comerciales que, ya sea por el uso de substancias peligrosas o por la generación de residuos, puedan contaminar el suelo.

A los efectos del RD 9/2005 se consideran APC:

El listado que se presenta en este documento constituye la interpretación de lo que se indica en el anexo I del RD 9/2005, adaptado a la Clasificación Catalana de Actividades Económicas (CCAE 93 rev. 1) y a la clasificación de las actividades en cinco dígitos.

 

Trámites

Según establece el RD 9/2005 las APC’s han de presentar dos tipos de informes según diferentes situaciones: el Informe Preliminar de Situación (IPS) y el Informe de Situación (IS). Igualmente, los propietarios de fincas donde en el pasado se haya desarrollado alguna actividad potencialmente contaminante del suelo tendrán que presentar un Informe de situación (IS)

Tipos de formulario

A partir de lo que establece el RD 9/2005, los diferentes informes que han de presentar los titulares de las Actividades Potencialmente Contaminantes del suelo consisten en un único tipo de informe (el contenido es el mismo en el caso del IPS que de los diferentes IS) que se puede elaborar a partir de la información generada en cumplimiento de la legislación vigente en materia de residuos y sustancias peligrosas y que no supone la obligación de realizar ningún tipo de ensayo o análisis específico.

El objetivo principal es recoger aquella información relevante que permita valorar la posibilidad que se produzcan o se hayan producido contaminaciones significativas del suelo donde se emplaza o se ha emplazado la APC. En este sentido, los interesados podrán adjuntar al informe toda aquella información complementaria que consideren conveniente para una mejor valoración de la situación del suelo.

Tal como indica el RD 9/2005, el alcance y contenido mínimo quedan recogidos en el anexo II de la mencionada norma.

No obstante, para facilitar el trabajo de realización y su presentación, a nivel de Catalunya se proponen dos modalidades según:

- Ordinario
- Simplificado

- Presentación telemática mediante una aplicación accesible desde Internet
- Presentación del formulario en formato papel

La elección del tipo de formulario (ordinario o simplificado) es en función del tipo de actividad que se realiza en la instalación según la Clasificación Catalana de Actividades Económicas (CCAE’93 Rev 1). En el listado adjunto se pueden observar los tipos de formulario según el CCAE’93 Rev1 de las APC’s del anexo 1 del RD 9/2005. Tota APC’s la actividad de la cual no ese incluida en el anexo 1 del RD 9/2005 podrá utilizar el formulario simplificado

Proceso de gestión del suelo contaminado

La primera fase del proceso, la fase de reconocimiento preliminar, consiste en la recopilación de aquella información que permita valorar la posibilidad de que se hayan producido o se produzcan contaminaciones significativas en el suelo sobre el que se ha desarrollado una actividad.

En esta fase se identifican dos orígenes de emplazamientos diferentes:

La información asociada a esta fase difiere en función del origen del emplazamiento descrito:

La documentación presentada en esta fase y la evaluación del contenido informativo por parte de la administración tienen que permitir determinar si hay indicios de contaminación del suelo, es decir, si se han producido o se producen contaminaciones significativas en el suelo relacionado con APC o con otros orígenes.

La segunda fase, la existencia de indicios de contaminación comportará la necesidad de ampliar la información disponible y, por lo tanto, desarrollar una nueva etapa de investigación: fase de evaluación preliminar.

Esta fase corresponde a la realización del informe de evaluación preliminar. Se tiene que disponer de una primera aproximación real a la magnitud de la problemática, definir el origen y naturaleza del foco de contaminación, los vectores de transferencia y los sujetos que se han de proteger, y definir si son necesarias actuaciones de emergencia.

Esta fase comporta la realización de muestreo de suelos, sedimentos, residuos y/o aguas. Los resultados se tendrán que evaluar e interpretar atendiendo al objeto de protección y el uso del suelo o los organismos que se han de proteger.

En esta fase, los resultados analíticos de las muestras de suelos tienen que permitir la comparación directa de éstos con los niveles genéricos de referencia (en lo sucesivo, NGR) establecidos en el RD 9/2005.

En esta fase también habrá que determinar, en caso de que el objeto de protección sea la salud humana, si la concentración en TPH (hidrocarburos totales del petróleo) supera los 50 mg/kg y, en caso de que el objeto de protección sea el ecosistema, si existe toxicidad de acuerdo con los bioensayos especificados en el anexo IV del RD 9/2005.

Los resultados de esta comparación nos pueden llevar a las siguientes conclusiones:

La tercera fase, la fase de evaluación detallada consiste en la realización del informe de evaluación detallada que tiene que permitir caracterizar con precisión el/los foco/focos de contaminación, delimitar el alcance de la contaminación, determinar si el riesgo es aceptable o inaceptable y, en este segundo caso, obtener la información suficiente para pasar a la siguiente fase de estudio.

En esta fase, el resultado del análisis de riesgo determinará si:

La cuarta fase, la consideración de un suelo como contaminado comporta la obligación de desarrollar las actuaciones de recuperación ambiental del emplazamiento. La fase de recuperación de un emplazamiento comprende principalmente tres etapas:

 Tabla resumen


Fase

Descripción

Información

Indicios de contaminación del suelo y/o de las aguas


Informe

Superación de los niveles genéricos de referencia (NGR)


Informe

Riesgo inaceptable


Redacción del proyecto de recuperación

Ejecución de la recuperación

Monitorización




Início